Los nuevos comienzos

¿Es posible que la llegada de un nuevo año no sea razón suficiente para replantearnos ciertas cosas?

El mundo deja atrás un año que cambió el curso de la «normalidad», de como estábamos haciendo las cosas y las formas de funcionar de las empresas. Dejamos atrás un año en el cual tuvimos que volver a recordar el significado de cuidarnos los unos a los otros, de pensar más en comunidad y de poner como prioridad nuestra vida y la de los nuestros.

Es irónico que una pandemia mundial haya sido la razón por la cual tuvimos que recordar nuestras prioridades, pero así somos los seres humanos, necesitamos de externalidades que nos den la señal de alarma de las cosas que no están en nuestro radar de la vida diaria.

El punto es que estamos empezando un nuevo año y normalmente cada inicio viene con su cliché, un cliché que se convierte en una nueva oportunidad de mejorar, de trascender, de motivarnos o cualquier cosa que signifiqué no cometer los mismos errores del pasado, o por lo menos intentarlo.

somosreverdecer

¿Propósitos o acciones?

Empezar un nuevo año lleva consigo la idea de nuevas ideas y motivación para cambiar ciertos malos hábitos o acciones que no aportan. Pero como dice el dicho, «es mejor encender una vela y no luchar contra la oscuridad», así que es preferible que enfocarnos en ideas que:

  • Sea muy probable que cumplamos
  • Fáciles de lograr en relación al tiempo
  • Generen un impacto positivo
  • Sean recurrentes en el tiempo
  • Reformen en vez de que modifiquen
  • Abran nuestra perspectiva

Vamos a ser honestos, el hecho de tener propósitos no garantiza el cumplimiento de estos, nuestra voluntad si. Así que tengamos propósitos que se conviertan en acciones certeras y seamos conscientes de su cumplimiento y por qué no, de un respectivo análisis posterior.

El año 2020 nos llenó de pruebas que reafirmaron la «gran teoría» de que vivimos en un mundo en el que cualquier cosa puede pasar, que somos la consecuencia de nuestros propios actos y que para bien o para mal, somos una especie que también se puede adaptar a diferentes situaciones.

Determinaciones

El 2021 tampoco es un año que haya iniciado de la forma «normal» o a la que las personas estamos acostumbradas. Iniciamos con limitaciones, restricciones, miedos, cuidados pero algo que me llama la atención es que iniciamos ya con prevención y hay que sacarle partido a esto.

«Inteligente no es la persona que sabe, sino aquella que mejor usa lo que sabe»

Utilicemos la experiencia, las caídas, el aprendizaje y todo lo que nos dejó el año anterior para aplicarlo nuestro propio beneficio. ¿Qué como hacerlo?, fácil, sentándonos, pensando y reflexionando nuestras acciones pasadas, las situaciones y nuestra propia capacidad de sobrepasarlas.

Empecemos nuevamente sin tropezarnos con la misma piedra e intentando quitar las piedras que tiramos a los demás en su camino.

¡Feliz nuevo año, vamos a renacer y Reverdecer esta nueva oportunidad de vivir!

Anuncio publicitario

La artista que con su creatividad transforma los «residuos»

En el artículo anterior hablábamos del Upcycling como «el arte de cambiar la percepción» y es que desde la creación de cualquier cosa siempre nos «imponen» su usabilidad, por decirlo de alguna forma. La silla es para sentarse, el reloj solo marca la hora, el televisor es solo para ver transmisiones de programas, las botellas solo contienen líquidos, y así la lista es infinita. Y si a esto le sumamos la obsolescencia programada, ya ni hablar, pero esto ya será otro tema para extendernos.

Afortunadamente siempre existen los que hacen la excepción a la regla. Esas personas visionarias que no se conforman con la imposición, personas que se cuestionan todo, que no solo miran, observan y desde todos los ángulos posibles e imposibles.

En este artículo hablaremos de una artista que tiene como su mejor aliada, la creatividad. Hablaremos de la diseñadora Laura Ortega, una mujer que inspira, que pone siempre a volar su imaginación sin límite alguno y lo recrea físicamente a través de sus increíbles obras.

Laura Ortega es una mujer argentina de nacimiento, pero lleva viviendo en España hace muchos años. Es diseñadora industrial y desde que terminó sus estudios ha estado inmersa en el mundo de la restauración, gracias a que la madre de una de sus amigas con las que trabajaba era una artista reconocida en Argentina en este sector.

En el 2008 llega a España y desde que llegó ya tenía en mente que quería seguir trabajando con la transformación de las cosas.

En España se recogieron aproximadamente 483,9 kilogramos de residuos urbanos por habitante en el 2017.

(cifra tomada del INE)

Laura desde que llegó con este enfoque a España, claramente notó como los «desechos» de las personas, muchas veces son ese artículo que no combina en un espacio determinado, y es que no se puede ocultar que en las calles abundan artículos abandonados en diferentes lugares, basura para unos, materia prima para los visionarios.

En España, esta diseñadora trabajó durante 11 años en una empresa de eventos, en donde fabricaba su propio mobiliario para utilizarlo como decoración de los espacios utilizados.

De su creatividad ha sacado convertir:

  • Una cama en un sofá
  • Unas diapositivas en una lámpara
  • Unos discos de freno a ser parte de un sujeta-libros
  • De los mismos discos a ser los pies de una lámpara

Proceso de Upcycling de Laura Ortega Design

El 90% de los productos que esta diseñadora ofrece son de materiales reutilizados. «Yo hablo del upcycling que es el darles una vida diferente a la que estaban destinados» explica Laura. Al entrar en su web, se encuentran diferentes tipos de productos, por ejemplo, tiene una línea de sillas que ha restaurado, sillas que se ha ido encontrando en las calles o que algunas personas le han dado.

Se hace tanto eco a su alrededor de su gran trabajo, que ya las personas que integran su círculo, se cuestionan primero antes de tirar algo. «Ellos ahora me preguntan qué necesito o  a veces me levanto y tengo en la puerta de mi casa bolsas con envases de plástico que me dejan los vecinos porque ellos saben que yo trabajo con esto también; o me dicen, Laura, hay esto en un contenedor, ve a buscarlo. Ese es el día a día mío, que me manden fotos de cosas tiradas«.

«La transformación de las cosas trae consigo la transformación de las personas.»

Esta gran reflexión nos la da Laura y es que el solo hecho de pensarla genera impacto, el pensar como una sola persona puede cambiar la forma misma de como son tratadas las cosas.

Utiliza mucho los descartes de las empresas. Hace un tiempo, una empresa muy grande de iluminación cerró uno de sus lugares de producción, así que ella compró un camión completo de estructuras de lámparas viejas que a ellos ya no le servían, de estas estructuras ha sacado piezas, ha hecho esculturas, lámparas, percheros, un poco de todo.

El impacto de apoyar sus obras

Si llegaste hasta este punto y aún no sabes el por qué comprar algo de Laura Ortega Design, pues… vale culpa nuestra por no transmitir todo lo que esta mujer está impactando de forma tan positiva el mundo entero. Si, a todo nuestro planeta, porque al comprar una de sus obras, impulsamos a que esta gran artista continúe rescatando los tesoros escondidos que hay detrás de la tan famosa basura y que ni tu ni yo vemos de otra forma.

Y si por ahora no puedes comprar algo, ya sabes que ella existe y todo lo que hace, pero lo mínimo que podemos hacer tu y yo y todos los mortales es, como sus vecinos, cuestionarnos si realmente vamos a tirar ese mueble viejo o mucho mejor lo reformamos.

Toda su inspiración y el resultado de la transformación de las cosas la encuentran en su página web o en su instagram.

«si hago locuras con mis productos, he ido encontrando gente que tiene esas dosis de locuras y les gusta»

#OjalaTodosEstuvieramosTanLocos